Vacaciones por obligación o por derecho.

Quien pueda que se coja vacaciones…

¿Para qué sirven las vacaciones?

¿Son una recompensa?….

Primera reflexión. Al opinar sobre este tema surgen muchas dudas. Todas ellas fruto de nuestro bagaje cultural. La primera de ellas entender las vacaciones como una recompensa por el estudio , esfuerzo o trabajo realizado. De fondo aparece la idea de la cultura del esfuerzo o de la recompensa.

Bien es cierto que las vacaciones serán bien acogidas en un porcentaje elevado de personas sea cual sea su situación.

Pero sobre todo influidos por esta sociedad del ocio y del bien estar que nos toca vivir. Hasta el punto de que uno de los factores que se utiliza para discriminar entre pobreza y no pobreza es la posibilidad de ir de vacaciones al cabo del año.

Lo cual no deja de ser otro sesgo cultural de corte diferente, que casi obliga a irse de vacaciones.

A este respecto diría que cada cual haga lo que considere, si apetece cogerlas se cogen y si apetece no irse pues también pero las acciones contrarias también son igualmente válidas.

Pienso, como segunda reflexión, que si se ansía ir de vacaciones como único mecanismo de relajación y escape ante la rutina y el quehacer cotidiano entonces se tendrá un posible problema. Esas vacaciones siempre resultarán escasas. Y cuando las estemos disfrutando serán fuente de gran estrés, pues estaremos aprovechándolas tanto que serán más complejas que el día día cotidiano.

Entonces creo que a lo largo del año se deben de ir tomando medidas para encontrar el tiempo libre que cada cual necesite sumado al del periodo vacacional, el cual será posiblemente el momento de mas larga duración sin responsabilidades cotidianas diarias.

La tercera reflexión va por ahí. Las vacaciones Deberían de ser un momento de ruptura, un momento distinto. Si se suele viajar mucho pues no hacerlo, si la vida es monótona buscar acción, si he estudiado mucho no hacerlo.

Cuarta reflexión, ¿Cómo conseguirlo?, me refiero a estar de vacaciones.

Lo primero planearlas un poco, buscar sitio según gustos y posibilidades todo vale pero no nos presentemos el mismo día de inicio, sin saber que hacer o donde. En terapia se utiliza mucho la interrupción de los pensamientos intrusivos como clave para la reducción del estrés o de la ansiedad. Se recomienda el cambio de actividad y/o de espacio como estrategias primarias para tal fin.

Extrapolando esta idea me parece aconsejable que en las vacaciones si lo que se pretende es salir de rutina, no hacer nada, divertirse, o relajarse o lo que cada cual busque. Lo mejor es irse o aislarse de lo cotidiano.

Quinta reflexión, en los últimos años se ha caído en el postureo vacacional, irse en solitario o no pero siempre con alguna red social,” así no me aíslo…”.

Todo lo contrario. Se vive una vez más para dar a entender a los demás, los cotidianos, donde, como y con quien estoy. Vemos espacios maravillosos que solo se recuerdan a través de la cámara del móvil. Como si de unas gafas se tratara.

Olvidad el móvil y todo irá mejor, será saludable, vital, personal e intransferible.

En cualquier caso si es así puedo solicitar plaza de reportero freelance.

Sexta reflexión, evitemos actividades innecesarias o en número que haga de las vacaciones un cumplimiento extremo de una agenda tal que estaremos esperando el momento del regreso.

¨Y hablando de regreso, séptima reflexión, en la buenas vacaciones se alcanza el momento culmen del deseo del final feliz, del momento en el cual el regreso y suspenso del asueto será una acción agradable por cuanto que deseable.

Conclusiones:

  • Las vacaciones siempre son buenas para todos cuando se puedan y como sean. El descanso favorece la concentración, la memoria, la motivación y la relajación.
  • Evitemos estrés en vacaciones.
  • No tengamos miedo la depresión post vacacional. No deja de ser un invento más y por supuesto una sintomatología tan leve que la gripe la supera.
  • Si estamos contentos con nuestras vidas o con lo que queremos las vacaciones serán un trampolín. Nos traerán motivación y ganas de superarse.
  • Tener vacaciones es bueno, cuando toquen.

¿Alguien no las ha deseado en algún momento? Si así fuera lean el próximo comentario.

!Estamos en la plaza San Miguel!

Contacto

Calle Celestino Junquera,2, oficina 45 Planta 4, 33202 Gijón, Asturias

Teléfono

984 39 12 26

Contacto citas:

http://centro-psiquiastur.negocio.site/