Ansiedad y estudios en adolescentes

Ansiedad y estudios en adolescentes

Se acerca una fecha clave para los estudiantes, tendremos que atender a la ansiedad y estudios en adolescentes. Y precisamente para aquellos que más tranquilidad precisan es para los que mas se complica, con la temible ansiedad (estrés cortisol ansiedad).

En primer lugar debemos comprobar la presencia de las siguientes:

  1. Las expectativas de éxito desmedido y de notas grandiosas,
  2. El poder estudiar profesiones de éxito,
  3. Las influencias de los padres y madres en estas expectativas,
  4. Los exámenes continuos.

Determinan que los niveles de estrés se disparen y en muchas estudiantes la ansiedad se hace con el :

  • control físico (hasta las somatizaciones) y
  • poder mental (trastornos del estado del ánimo y ansiosos, les torna un carácter neurótico).

Lo cual tiene repercusiones directas en el hábito de estudio.

Desde estudiar más o a mayor ritmo para adelantar y creer saber más hasta dejar de hacerlo por inapetencia depresiva total.

Bloquearse ante la realización del examen que por otra parte momentos u horas antes tenía plenamente controlado olvidándose de formula, definiciones y hasta del correcto cálculo más elemental.

No consiguen centrar la concentración y como consecuencia no comprenden lo que leen, ni aprovechan el tiempo ni en el examen consiguen eficacia siendo el resultado un auténtico fiasco académico.

También se hacen dispersos en el sentido de divagar en temas y contenidos que nada tiene que ver con la prueba en concreto y centrando la atención en temas variados pero secundarios.

El humor se hace lábil, es decir, voluble fluctuante y vaporoso.

Pasan del “enojón” injustificado a la susceptibilidad y a la alegría desmedida y rápidamente. Pueden dormir mal es decir que o no concilian el sueño, o se despiertan muy pronto o lo tienen entrecortado, y dejan de realizar actividades antes importantes y necesarias para centrarse en la tarea infructuosa de estudiar.

Son como rodamientos que giran sin parar pero sin avance alguno.

Se hace necesario valorar una adecuada medicación.

Practicar la paciencia sin límite.

Dando tiempo al tiempo, estudiando cuando realmente se sienta mejor y motivado. Procurando ir viviendo el día a día y centrarse en aquellas materias que aún se pueden sacar adelante como motores de la motivación al cambio.

La meditación, tipo mindfulnes para desarrollar técnicas de atención plena, que nos ayuden al autoconocimiento, la detección de estrés y el desarrollo del autocontrol emocional.

La relajación como método de encontrar tranquilidad en determinados momentos de descontrol cognitivo.

La práctica del ejercicio diario o frecuente, semanalmente desarrollado, permite:

  • la oxigenación,
  • añade relajación,
  • conlleva superación y
  • es muy motivador/distractor.

La programación del tiempo diario y semanal como forma de organización y descarga de estrés.

Evitar los agobios del último día y la planificación real y concreta de tiempos de:

  • estudio,
  • ocio y
  • deporte.

El empleo de agenda de estudio ayuda en la programación.

La programación facilitará descargar la memoria, todo está en la agenda y eso evitará estar también preocupados por lo que debemos de hacer.

Y el aumento de los momentos de estar en relación con otras personas, de las relaciones sociales ( por aquello de la secreción de la oxitocina) son prácticas recomendables para reducir los niveles de estrés a los que se enfrentan los adolescentes y resto de estudiantes en estos momentos cruciales.

. Y precisamente para aquellos que más tranquilidad precisan es para los que mas se complica, con la temible ansiedad (estrés cortisol ansiedad).

La presencia de las siguientes:

  1. Las expectativas de éxito desmedido y de notas grandiosas,
  2. El poder estudiar profesiones de éxito,
  3. Las influencias de los padres y madres en estas expectativas,
  4. Los exámenes continuos.

Determinan que los niveles de estrés se disparen y en muchas estudiantes la ansiedad se hace con el :

  • control físico (hasta las somatizaciones) y
  • poder mental (trastornos del estado del ánimo y ansiosos, les torna un carácter neurótico).

Lo cual tiene repercusiones directas en el hábito de estudio.

Desde estudiar más o a mayor ritmo para adelantar y creer saber más hasta dejar de hacerlo por inapetencia depresiva total.

Bloquearse ante la realización del examen que por otra parte momentos u horas antes tenía plenamente controlado olvidándose de formula, definiciones y hasta del correcto cálculo más elemental.

No consiguen centrar la concentración y como consecuencia no comprenden lo que leen, ni aprovechan el tiempo ni en el examen consiguen eficacia siendo el resultado un auténtico fiasco académico.

También se hacen dispersos en el sentido de divagar en temas y contenidos que nada tiene que ver con la prueba en concreto y centrando la atención en temas variados pero secundarios.

El humor se hace lábil, es decir, voluble fluctuante y vaporoso.

Pasan del “enojón” injustificado a la susceptibilidad y a la alegría desmedida y rápidamente. Pueden dormir mal es decir que o no concilian el sueño, o se despiertan muy pronto o lo tienen entrecortado, y dejan de realizar actividades antes importantes y necesarias para centrarse en la tarea infructuosa de estudiar.

Son como rodamientos que giran sin parar pero sin avance alguno.

Se hace necesario valorar una adecuada medicación.

Practicar la paciencia sin límite.

Dando tiempo al tiempo, estudiando cuando realmente se sienta mejor y motivado. Procurando ir viviendo el día a día y centrarse en aquellas materias que aún se pueden sacar adelante como motores de la motivación al cambio.

La meditación, tipo mindfulnes para desarrollar técnicas de atención plena, que nos ayuden al autoconocimiento, la detección de estrés y el desarrollo del autocontrol emocional.

La relajación como método de encontrar tranquilidad en determinados momentos de descontrol cognitivo.

La práctica del ejercicio diario o frecuente, semanalmente desarrollado, permite:

  • la oxigenación,
  • añade relajación,
  • conlleva superación y
  • es muy motivador/distractor.

La programación del tiempo diario y semanal como forma de organización y descarga de estrés.

Evitar los agobios del último día y la planificación real y concreta de tiempos de:

  • estudio,
  • ocio y
  • deporte.

El empleo de agenda de estudio ayuda en la programación.

La programación facilitará descargar la memoria, todo está en la agenda y eso evitará estar también preocupados por lo que debemos de hacer.

Y el aumento de los momentos de estar en relación con otras personas, de las relaciones sociales ( por aquello de la secreción de la oxitocina) son prácticas recomendables para reducir los niveles de estrés a los que se enfrentan los adolescentes y resto de estudiantes en estos momentos cruciales.

En consecuencia, si tienes hijos adolescentes pasando estos duros momentos del año o tienes adolescentes estudiantes en tu entorno y crees que podemos ayudar:

!llámanos!

!Estamos en la plaza San Miguel!

Contacto

Calle Celestino Junquera,2, oficina 45 Planta 4, 33202 Gijón, Asturias

Teléfono

984 39 12 26

Contacto citas:
http://centro-psiquiastur.negocio.site/

http://centro-psiquiastur.negocio.site/

Play y adolescentes. Un problema a trabajar.

Play y adolescentes

Consejos prácticos al hablar de play y adolescentes.

Al principio, las situaciones de adolescentes y su play, era un llegar lento y poco a poco se ha convertido en un goteo constante para la consulta.

Paulatinamente se ha incrementado el número de padres que solicitan ayuda y atención especializada para sus hijos adolescentes.

De entre los doce y los quince años es la franja mas frecuente hasta la fecha, quizás por que los adolescentes más avanzados ya no pueden ser “arrastrados” a consulta. no se dejan o el esfuerzo supone un problema en si mismo para los desesperados padres. Y que cosa, fundamentalmente son críos, no crías.

He visto de todo. Críos cuyas notas han bajado hasta el suspenso, con dificultades notables para el autocontrol emocional y que vamos a decir comportamental,

Críos que les sobrepasa la ira y rompen y golpean cosas y agreden incluso a sus padres.

Las visitas de la policía pueden incluso llegar a ser habituales y lógicamente los papas maltratados dudan entre denunciar al hijo o callar y asumir que así es el engendro.

Observamos:

  • mal humor,
  • ansiedad desmedida,
  • agresividad cuando juegan, sobre todo online,
  • la irritabilidad con la que responden si se les pide que dejen de jugar,
  • el chantaje emocional si nos se les permite jugar o se quita el wifi del hogar o si no se les compra una tarjeta para otros juegos o niveles de juego superiores
  • las mentiras para poder continuar junto con los compromisos de dejarlo, de solo una vez mas.

¿A que nos suena esto? La respuesta es simplemente evidente. A adicción.

Lo saben pero no entienden como superarlo, el mundo gira entorno a la play.

Podemos escuchar como quitan hierro al asunto o intentan darle menos importancia de la que realmente tiene en comentarios como:

  • “los compañeros a su vez tan “pillados” como mi hijo”.
  • “todos los hijos de mis amigos juegan”, mito por que si no ningún colegio tendría alumnos para presentar a la Ebau.
  • “Solo juega/o una hora diaria”, otro error por que sino no estarías en consulta con tanto síntoma desadaptativo. Como forma de justificar “para poder jugar un rato”.

Las nuevas tecnologías nos traen facilidades diarias en nuestras vidas.

A su vez, al ser novedosas y facilitadoras, nos incorporan hábitos digamos sedentarios de ocio y recreo altamente adictivos por:

  • su poder de distracción,
  • su poca o nula exigencia y
  • la utilización en este tipo de programas ( perfectamente diseñados para “enganchar”), algoritmos para conseguir premios en forma de:
    • puntos,
    • niveles pseudopoder,
    • poseer otra imagen….hasta la total credulidad.

El juego en línea añade el competir.

No solo superarme a mi mismo sino a los demás. Que al no ver nos dejan en el anonimato de la red.

Los juegos pueden :

  • aíslan,
  • alteran las rutinas cotidianas, las relaciones familiares y la vida personal.
  • Transforma a las personas.

Dicen que hay que saber jugar, pero hay que respetar tiempo de juego ( por ejemplo). Cuando alguien llega a consulta, lo primero es negociar el control estimular. Es decir, que durante un tiempo no participe de las tecnologías con las cuales puede acceder al juego.

Posteriormente pasar a valorar como, cuando y a que jugar.

Siempre pensando que se debe de dar un enfoque prevencionasta ante el prohibicionista.

Entre tanto, se plantea un plan de prevención de recaídas.

A su vez la resolución de dificultades y problemas que puedan acompañar a la adicción como son por ejemplo retomar la adecuada relación familiar, valorar la existencia de problemas atencionales, recuperar asignaturas o cursos completos, encontrar amiguetes mas acordes o iniciarse en actividades recreativas mas saludables.

En cualquier caso se recomienda no jugar mas de dos horas por día a lo cual yo intento que no pase de una hora y si se puede no todos los días.

Alternando con actividades lúdicas o formativas o deportivas .

Adoptar, dada su edad, una actitud mediadora donde el crio consiga algunas cosas y a su vez entienda que tiene cierto poder con sus decisiones y por su puesto sea consciente e identifique las consecuencias.

!llámanos!

!Estamos en la plaza San Miguel!

Contacto

Calle Celestino Junquera,2, oficina 45 Planta 4, 33202 Gijón, Asturias

Teléfono

984 39 12 26

Contacto citas:
http://centro-psiquiastur.negocio.site/

http://centro-psiquiastur.negocio.site/

Técnicas de estudio al comienzo de curso Es necesario al principio del curso planificar

Técnicas de Estudio¿ Porqué es necesario hablar de Técnicas de estudio al comienzo de curso?

Ha dado comienzo el curso. A partir de ahora para los chavales todo será un correr frenético. Clases, deberes, extra-escolares, exámenes, ocio, trabajos,…..Falta tiempo. Todo lo que se debe de hacer no entra en la semana.

Es un buen momento para recapitular con ellos. Sentarse y replantearun plan de trabajo en el cual desde luego entre el ocio y la diversión. Así como los momentos a compartir con los padres.

La jornada se inicia el lunes y no finaliza hasta el domingo noche.

De este tiempo se pueden sacar fácilmente cinco días mas o menos consecutivos de aprovechamiento académico:

  • Sentarse y afrontar en solitario frente al libro o la Tablet o la hoja en blanco la resolución de problemas,
  • el estudio de un texto,
  • la lectura de un libro o
  • la realización de un trabajo.

Digo en solitario porque aún hoy me comentan madres que piden a otros padres del curso superior las libretras de trabajo de los hijos, para tener los exámenes del curso pasado.

Esto no es el papel de los padres, estas facilidades mundanas no le dotarán al hijo mas que de picardía, pero no de destreza y capacidad de esfuerzo para…lo que sea.

El proteccionismo también se plasma en estos comportamientos irresponsables de padres protectores.

El concepto de padres entendido como educadores responsables se define claramente como el compromiso de tener hijos a los cuales debemos de darles una educación claramente orientada a la autonomía y no a la dependencia.

Nuestros hijos nos querrán más cuanto más autonomía tengan, lógicamente a cada edad lo suyo.

Plantear una adecuada agenda semanal con cronograma para el curso o mejor trimestral será el ideal para sentar las bases del método. En el cual primen tres elementos. Tiempo dedicado a:

  • estudio diario,
  • ocio y tiempo libre
  • compartir en familia.

El equipo de psicólogos de psiquiastur planteamos un tiempo de estudio que ira variando desde el inicio de primaria para acostumbrarles a:

  • estar sentados,
  • leer,
  • comprender y
  • cumplir compromisos escolares .

Lógicamente a medida se pasa de curso las exigencias serán mayores y por tanto la dedicación.

Una cosa es leer y otra estudiar, que a su vez se diferencia de realizar deberes o trabajos.

A más didáctico mejor . Pero cuando se trata de adquirir conocimientos solo hay un camino.

Puedo jugar para aprender la tabla de multiplicar y así conseguir sabérmela pero existe algún momento en el cual he de recapitular y sentarme a repetirla o comprobar que la domino.

Existe a su vez momentos de juego, recreativos, de ocio en el que el objetivo será la simple recreación, sin que medie el aprendizaje académico, pero si otros del tipo :

  • personal ,
  • relacional,
  • creativo….

A menor edad mayor tiempo a estos menesteres, bien solos o bien en compañía.

Ellos piden esos momentos solo debemos escuchar o estar atentos.

Y por último hay momento familiares para:

  • compartir ,
  • hablar,
  • replantear
  • jugar ,
  • hacer cosas juntos,
  • fomentar la idea de pertenencia,
  • reforzar el afecto,
  • dotar de estrategias
  • Y sobre todo dejar crecer a los hijos.

Luego podemos concluir: En ese cronograma planificado debería de contemplarse todo esto.

Si esta tarea se os hace cuesta arriba o los hijos no definen o no saben. Empezar por lo académico, el resto de puntos viene por si solos.

Y si aún así no fluyen y sobre todo no se cumplen no dudéis en llamarnos .Os ayudaremos a enmarcar el curso con el fin de adecuar tiempos, esfuerzos y eficacia.

!Estamos en la plaza San Miguel!

Contacto

Calle Celestino Junquera,2, oficina 45 Planta 4, 33202 Gijón, Asturias

Teléfono

984 39 12 26

Contacto citas:

http://centro-psiquiastur.negocio.site/

EBAU y ansiedad

7 consejos. EBAU y ansiedad. ¿La primera hora de la verdad para adolescentes?

EBAU y ansiedadSi bien es cierto que las personas que por su propia conformación personal poseen una personalidad ansiosa como rasgo primordial también es cierto que circunstancialmente muchos de nuestros hijos jóvenes se enfrentarán en muy breve periodo a una de sus primeras pruebas de vida, de valía y eficacia que les adentrará en el mundo de los adultos definitivamente. No sin ataques de ansiedad, estados ansiosos o niveles de estrés percibido con repuntes antes no conocidos.

  • Los excesos de horas de estudio,

  • las ganas por que pase ese momento,

  • la exigencia del entorno,

  • el miedo al fracaso o a disminuir nota,

  • el deseo de ser vistos como cracks de los estudios,

  • el buen tiempo,

  • la apatía el saber que han de cumplir,…

son elementos disruptivos del bien estar” happy” del adolescente en etapa pre-EBAU.

Si pensamos detenidamente en estos elementos y otros similares los pasamos y sufrimos casi de continuo todos los adultos en nuestros puesto de trabaja e incluso dentro de la familia.

Es ley de vida, los niveles adecuados de ansiedad favorecen nuestro rendimiento y eficacia. Los niveles hipo/hiper ansiosos generarán situaciones disruptivas en nuestra vida en direcciones que tocarán la línea del trastorno mental aunque sea transitorio.

Los miedos forman parte de estos momentos vitales, pensad que es irracional, lo hecho hecho está, por que sentir miedo cuando se lo que puedo hacer o controlar.

Los jóvenes adultos podrán enfrentarse a este momento ritual de manera positiva si se lo plantean desde la visión de un escalón a subir en el caminar hacia la meta a conseguir. Siempre una meta propia y concreta. Es decir decidida por ellos mismos tras haberse informado adecuadamente y no tomada en el último momento y pensando en los posibles agrados y posibilidades que nos brinda determinados estudios y posibles trabajos.

Partiendo de esto lo aconsejable sería un recetario al uso de carácter preventivo:

  1. Dormir adecuadamente

  2. Comer ordenadamente.

  3. Hacer deporte como descanso y paréntesis.

  4. Utilizar la agenda diaria hasta la fecha señalada y temida

  5. Incluir un ritmo de estudio y de tiempo libre equilibrado.

  6. Manejar alguna técnica de estudio metódica y sistemática.

  7. Los aparatos de comunicación tipo móviles y tablets, los utilizamos para el tiempo libre y de descanso, pero intentamos tenerlos alejados en los momentos de concentración y estudio.

Lo que se estudiara hasta este momento no se estudiará mejor en estos días de nerviosismo

Si consideráis que necesitáis de orientación, de relajación, y queréis realizar alguna consulta no dudéis en solicitarnos una cita. El equipo de psicólogos en Gijón de pisquiastur puede ayudarte en este trance. A ti y/o tus hijos si se están enfrentando este año a tan significativa situación.

!Estamos en la plaza San Miguel!

Contacto

Calle Celestino Junquera,2, oficina 45 Planta 4, 33202 Gijón, Asturias

Teléfono

984 39 12 26

Contacto citas: http://centro-psiquiastur.negocio.site/

Hijos adolescentes

Hijos adolescentes Con este reto, la final de la champions te parecerá un juego de patio de colegio.

El periodo comprendido entre los doce y los… no se sabe cuántos años en nuestra actualidad, se la denomina bajo la perspectiva del desarrollo personal como adolescencia. Y nosotros nos convertimos en padres de hijos adolescentes.

Periodo de altibajos emocionales que afectan por entero a todo comportamiento visible pero también al comportamiento interno, a los pensamientos. Y todo ello motivado por cambios hormonales hacia la edad adulta a partir de los dieciocho.

Todo criterio cronológico está sometido a cambios individuales, y por supuesto, variable entre personas.

Los adolescentes salen a la vida como quien va al supermercado, a cargar el carrito o la bolsa de materiales más o menos necesarios pero con los cuales no siempre saben que hacer, los vieron, les gustaron y lo adquirieron. Luego en casa ven que se puede meter en la maleta de experiencias al igual que nosotros en un armario, de donde quizás, nunca vuelvan a salir.

Son tal la cantidad de materiales adquiridos diariamente, que pronto esa maleta de experiencias se transforma en un baúl sin fondo. Y entonces los utensilios valiosos pero poco utilizados se olvidan y solo se reciclan los visibles, los que están más a mano y nos conforman.

El problema es que ante la vida las decisiones, las reflexiones, las actuaciones con éxito, o que son trascendentales para nuestras vidas han de realizarse con precisión, tiempo y cautela.

Por supuesto ese concepto no forma parte del sistema semántico de un adolescente, sería un material conocido pero no utilizado. Al ser tantas y tan variadas las cosas que han de probar.
De ahí que escuchar, opinar sosegadamente, respetar alguna norma, no dejarse llevar por la pandilla (que esperemos sea real y no virtual), mantener una conversación coherente, sea una tarea de ingeniería para ellos y de paciencia para sus familias.

Familias cansadas del día a día de sus vidas tienen poco tiempo para encontrar ese momento de oportunidad casi estelar, en el que los astros se alinean y entonces se puede negociar la hora de llegada, el dinero a utilizar, la visita a los abuelos o el no consumo o de qué manera de sustancias que nos ponen los pelos de punta solo con nombrar.

Porque dentro de esa maleta adolescente, esos materiales no son importantes, pero sí para los padres, los cuales se afanan infructuosamente en conseguir mantener la autoridad frete a los hijos pero solo alcanzan desazón y rechazo de estos.

En el bagaje de los padres falta habilidad negociadora (o no se utiliza en casa) y el resultado es un adolescente enfadado. Pero también una familia agobiada.

En el bagaje de los padres falta actitud decisoria y responsable (o se cree que no es bueno en educación y/o no se utiliza en casa).

La consecuencia es que seguirán creciendo a su aire, guiados por un instinto juvenil de transgresión donde el riesgo no existe y los conflictos aumentan.

¿O no recordamos cuando siendo pequeños se no prohibía salir hasta tal hora y nosotros lo hacíamos una, dos, tres veces? Pero llegaban papá y mamá anunciando que el sábado ya ni íbamos a estar con nuestra pandilla, y nos pasábamos un mes en casa sí o sí.

Sería más fácil si desde el principio negociáramos.

Si desde el primer incumplimiento se mantuviera una conversación profunda, acompañada de una consecuencia adecuada al acto, los resultados educativos serían diferentes y por supuesto en otra dirección más deseada por ambas partes. Porque sepamos, padres y madres, que las conversaciones profundas en sí mismas y por si solas se convierten en monólogos, en charlas sin decodificar y en asentimientos del tipo “papá no lo haré más” (hasta la próxima pensará).

En la maleta de los padres deberían incluirse como únicos objetos la habilidad de negociar, la capacidad de ver la oportunidad y la capacidad de criterio o discernimiento.

En la maleta de los adolescentes, además de todo lo que les interese, por encima de todo una pequeña hoja de memorias donde anotar una única frase: “veo que mis padres tienen una maleta muy pequeña, pero en la que siempre hay soluciones”.

Serviría también la hoja de notas del smartphone al uso.

Porque esto de educar adolescentes, exige una carrera de fondo responsable a los padres. Que además, tienen la obligación de hacer de modelos para con los hijos.

Si les mostramos que las distintas situaciones de vida, en gran medida relacionales, se pueden solucionar hablando, es decir aclarando y pactando, iremos en buen camino.

Y que además, todo lo que se decida en la vida, tendrá consecuencias variables de todo tipo (positivas, negativas o intermedias).

Iremos consiguiendo que nuestros hijos adolescentes comiencen a tener comportamientos adultos, y eso solo depende de la responsabilización de los actos, no de la edad que tengan. Mientras, que disfruten de la edad y de las oportunidades que esta les brinda. No vayan a crecer pensando que se han perdido algo irrecuperable.

En esta carrera de fondo donde no tiene que haber vencedores para que la que gane sea la familia, podemos ayudarte desde psiquiastur. El equipo de psicóloogos en Gijón, tenemos la formación y la experiencia que puede hacer de una situación que te parece límite otra más manejable.

!Llámanos¡, estaremos encantados de poder ayudar.

!Estamos en la plaza San Miguel!

Contacto

Calle Celestino Junquera,2, oficina 45 Planta 4, 33202 Gijón, Asturias

Teléfono

984 39 12 26

Contacto citas: http://centro-psiquiastur.negocio.site/