Adultos

¿Por qué sube la tensión arterial?

Tensión arterial
Hipertensión esencial

¿Qué es la tensión arterial?

Entorno a un 10/30 por ciento de las personas adultas se ven afectadas por el empuje de la sangre sobre las paredes arteriales. Sin que exista una causa única bien definida en el caso de la denominada hipertensión esencial.

Tensión arterial normal

Los niveles normales serían entre 120/80 mm Hg. Es decir, no sobrepasar los 120 mm en la presión sistólica o máxima ni los 80 mm en la denominada presión diastólica o mínima. Si bien existe peligro a partir de estos indicadores existe el consenso de hablar de hipertensión a partir de los índices 140/90. Aunque no sea un criterio enteramente aceptado, por lo tanto , lo cierto es que a mayores índices mayores riesgos de padecer enfermedades físicas de alto riesgo como pudieran ser las cardiovasculares.

Existe una hipertensión secundaria en la cual se tienen más claros los factores determinantes de la misma como pudieran ser la enfermedad renal o alteraciones de tipo endocrino.

¿Cuáles serían las causas de riesgo de la hipertensión arterial esencial?

Factores de riesgo:

Es una enfermedad con múltiples causas entre las que se encuentran las siguientes:

-La obesidad: la reducción del peso corporal redunda en la reducción de la presión arterial.

-El abuso de la sal en las comidas también se ha visto como factor de alto riesgo.

-EL alcohol, ya que más de 60 ml de sustancias alcohólicas sea cual sea el tipo de bebida también favorece el aumento de la tensión arterial. Que unido a la obesidad incrementa el riesgo sobremanera.

-La vida sedentaria, por esa razón se recomienda un mínimo de entre 30 a 45 minutos de cierto esfuerzo físico.

-Variables psicológicas, sobre las cuales nos detendremos un poquito más.

¿Qué factores emocionales influyen en el aumento de la tensión arterial?

No existe un estudio fiable que concretice acertadamente un perfil psicológico de personas hipertensas. AL no quedar claramente determinadas si los rasgos psicológicos observados son efecto o son causa del aumento de la tensión.

-Algún estudio más concreto al respecto, observa que un estilo de personalidad poco asertivo, más bien agresivo u hostil para el manejo manejo de situaciones relacionales, entre personas, podría ser predictor de futuras dificultades de tensión arterial.

-A su vez el temido estrés también es considerado una fuente de riesgo.

Tensión arterial descompensada

Se aceptan las situaciones estresantes como disparadores de la tensión, tal como la responsabilidad laboral, el control laboral, el miedo al despido o el ruido entre otros.

-Tener antecedentes hipertensos parece que es indicador de la baja tolerancia al estrés y de que este se dispare. Con lo cual se asume que el estrés puede favorecer y o mantener la hipertensión. Y en el campo de lo popular o publico las personas responden bien por creencia irracional o fundada que la sensación de tensión, la ansiedad o las preocupaciones son importantes en su tensión y les influye.

¿Cómo se trata la hipertensión arterial?

Por un lado una tentativa de rebajar la presión a través del cambio de hábitos y si eso no va entonces se recurrirá   al control tensional vía fármacos.

Por otro lado  y en lo que nos toca más de cerca a los psicólogos clínicos sería el motivar para favorecer e instaurar cambios en el estilo de vida que sean saludables. Cambios enteramente conductuales y referentes al:

– En primer lugar el control de dieta.

-También a la disminución del consumo de sal.

-Otro prodría ser el desarrollo de actividades físicas o deportivas.

-Además a la disminución o eliminación del consumo de alcohol.

– Finalmente al replanteamiento y afrontamiento de situaciones claramente estresantes.

Como bajar la tensión arterial

En este sentido el empleo de técnicas de resolución de conflictos, de toma de decisiones, de mejora de habilidades sociales, que permitan mejorar el afrontar, por un lado. La utilización de tácticas del PAF (Psicoterapia Analítico Funcional) o de TAC (terapia de Aceptación y Compromiso) parece que se han vuelto muy eficaces.

Y a su vez adquirir e instaurar técnicas para la relajación que proporcione menor tensión emocional. Para lo cual se recomienda hoy día mindfulness como aprendizaje de reflexión y búsqueda de soluciones bajo control emocional (atención plena).

En cualquier caso no dudéis en contactarme ante cualquier duda o necesidad de tratamiento al respecto