AdultosEmpresa

¿Qué es el Mindfulness?

Observación de pensamientos
Sensaciones corporales

Desde hace algunos años el mindfulness se ha puesto de moda.

Desde sus orígenes orientales se le ha ido adaptando a los gustos y estilo de vida occidental incorporándose incluso en algunos sistemas de salud europeos como herramienta facilitadora de salud.

Esta técnica se ha incorporado parece que con bastante éxito al ámbito de la psicología clínica, educativa y de la salud desde un enfoque casi exclusivamente cognoscitivo. Aunque su utilidad podría extenderse al ámbito conductual aplicado de las personas.

Al referirnos a estas técnicas se hace referencia a una modalidad de práctica digamos meditativa o de facilitación de la concentración.

Definición de Mindfulness

Se la podría definir como un proceso de autoconciencia o de auto observación de los pensamientos, sentimientos y estados o sensaciones corporales sin caer en el enjuiciamiento o crítica de lo observado o detectado. Los pensamientos, sentimientos y estados son como son.

Así pues, vivir el momento se convierte en el acto sublime de la plenitud. Que a su vez permitirá encontrar soluciones vía decisión personal sobre aquello que se considere mejorable.

¿Qué aplicación tiene en psicología?

Existen cuatro grandes focos claros de aplicación.

Depresión.

Situaciones ansiosas y o estresantes.

Traumáticos.

Dolorosas.

¿Cuales son los elementos clave del mindfulness?

Autocontrol de la respiración: la práctica de una adecuada respiración es claramente aconsejable para la relajación. Esta también acompaña en todo proceso de meditación.

Como medio de entrar en la práctica y como medio de volver a la misma o de “anclaje” al momento presente.

Atención plena: fase de concentración , de estudio u observación del entorno, del cuerpo o de lo mental

Aceptación, como proceso de alejamiento en la observación, que facilita la comprensión de lo percibido en el momento presente.

¿Cómo sería una práctica sencilla de mindfulness?

Encontrar un lugar habitual, confortable bajo en luz.

Iniciar una o dos series de respiración diafragmática, de tres a cuatro respiraciones por serie.

Es decir inspirar por la nariz, parar respiración unos cuatro segundos o más, y finalmente espirar por la boca para regular la lentitud, a mas lentitud de exalación mayor eficacia de la respiración.

Retomar un ritmo lento y normal e ir introduciendo la práctica de oír, ver, sentir el tacto o el gusto. Se recomienda iniciarse a través del oído o de la visión. Unos cinco a diez minutos.

Cuando los pensamientos se nos vayan a cuestiones ajenas a la práctica, dejarlos pasar y a través de la respiración volver al ejercicio de observación.

En Psiquiastur se te puede enseñar a través de la práctica ejercicios de mindfulnes genéricos o adaptados a las dificultades antes citadas, como elemento de apoyo a la solución de los problemas clínicos presentados.